Mr. Tempo
Mr. Tempo
in

Mr. Tempo: un Lamborghini, 200 pares de calcetines y muchos trastes por lavar

 

La primera vez que hablamos el ruido del motor no me dejaba escuchar lo que decía.

—¿Puedes llamarme en una hora? Es que el pinche “lambo” no me deja escuchar.

Todas las mañanas Jorge Cueva se monta en alguno de sus automóviles deportivos para ir a trabajar. Es dueño de un Lamborghini Huracán Avio y un Porsche 911 GT3. Del primero apenas hay 250 en el mundo. A los dos los hizo pintar con el logo de la calavera que hoy representa a una de las marcas de restaurantes más exitosas en los Estados Unidos: el cráneo fluorescente de Mr. Tempo.

Visita también: Tequila Reserva de la Familia presenta primer edición de Sabor de la tierra

De lavaplatos a CEO

Pero este “happy problem” no fue siempre. Antes de que el ensordecedor rugido de un deportivo no le permitiera tomar una llamada mientras maneja rumbo al trabajo, a Jorge Cueva le tocó acabarse las manos en la cocina de un restaurante.

Fue hace más de 20 años cuando llegó junto con su familia, procedente de Guadalajara, Jalisco, a Tacoma, en Washington. Como Jorge no hablaba inglés, sólo obtuvo trabajo en la cocina de un restaurante, lavando platos.

Es una de las razonas por las que él hace que todos los empleados de su imperio, sin importar su jerarquía, tienen que lavar platos en las cocinas una vez por semana. Es una lección de humildad, para que no pierdan el piso, como le sucedió a él dos veces.

—Dos veces se me subieron los humos a la cabeza— cuenta, cuando ya llegó a su oficina— y lo perdí todo. Tuve que empezar de nuevo porque me ganó el ego.

Medio millón de seguidores

El trabajo y su natural simpatía, la que al mismo tiempo que como empresario lo ha colocado como influencer, con más de medio millón de seguidores que consumen su contenido, en el que a través de reels comparte sus consejos para ser un emprendedor exitoso, hicieron que con el tiempo pudiera pasar de la cocina de aquel restaurante, a atender a los clientes.

Al principio, sus compañeros le hacían bullying. Había veces que le dejaban las sartenes al fuego y no le avisaban, para que cuando las tomara, se quemara las manos. Pero también lo dejaban atender como garrotero las mesas a las que llegaban los latinos porque tenían fama de no dejar propinas.

Hasta que en un golpe de suerte uno de esos clientes se lo llevó a trabajar con él.

Con el paso de los años, Mr. Tempo llegó a participar en la apertura de más de 140 restaurantes. Hoy es propietario de dos cadenas, “King & Queen Cantina” y “Mr. Tempo”, que tienen sucursales en San Diego, Santa Mónica, Hollywood, La Paz (Baja California) y Valle de Guadalupe (Ensenada). Además cuenta con su propia línea de puros, cerveza artesanal, merchandise, golosinas gourmet y es socio de los tequilas “Reina del Sur” y “Señor de los Cielos”, que sólo se pueden comprar en Estados Unidos.

Jugando golf con la NFL

Mr. Tempo es también un amigo personal de las celebridades que suelen acudir a sus restaurantes no sólo por sus platillos y coctelería, sino por el espectáculo. Además de propiciar la fiesta, la música y la alegría, él mismo suele aparecerse en la barra de vez en cuando para preparar un coctel en medio de una nube de humo y con un soplete en la mano.

Hace poco subió una foto con Jason Derulo, aunque también es amigo personal del rapero The Game y no es raro que se vaya a jugar golf con los jugadores de la NFL.

—Sin embargo, no dejo de trabajar. Estoy 24/7 metido en la administración de los negocios. Me meto a todos los chats que hay con todos mis empleados y siempre que llego a un restaurante, me tomo un tequila con ellos y los instruyo. Creo en el desarrollo de personal, porque ese es uno de los grandes errores de otros empresarios: no ascienden a los buenos elementos y entonces, se les van.

Visita también: 3 lugares de taquitos veganos que amarás

Respecto a lujo, claro, a Mr. Tempo le gusta la buena bebida y la comida. También los automóviles deportivos y los sneakers intervenidos. Pero su punto más debil es, aunque parece extraño, los zapatos y los calcetines.

—Tengo más de 200 pares. Es en lo que más gasto —dice entre risas.

Y es que para pisar a fondo el acelerador de un Lamborghini para llegar a tiempo a trabajar, qué mejor que hacerlo con un buen par de zapatos y unos calcetines divertidos.

Sneakers retro que complementarán todos los outfits de verano

Kendrick Lamar x Tiffany & Co. se unen para darle vida a una corona de espinas